Tratamiento fiscal de las entidades patrimoniales en la actividad de alquiler de bienes e inmuebles

Con el presente artículo pretendemos realizar una llamada de atención en una materia que afecta a las sociedades dedicadas al alquiler, concretamente, vamos a efectuar un rápido esbozo de la fiscalidad de las entidades patrimoniales en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades.

En el artículo 5.1 de la Ley 27/2014 del Impuesto de sociedades (en adelante LIS) se define el concepto de actividad económica  y, en el caso concreto  del arrendamiento de inmuebles se establece que existe tal actividad económica solo  cuando para su ordenación se utilice, al menos, una persona con contrato laboral a jornada completa.

Además hay que tener en cuenta también, en el artículo 5.2 de la LIS, se establece que tendrá la consideración de entidad patrimonial aquella sociedad en la que más  de la mitad de su activo esté constituido por valores o por elementos patrimoniales no afectos, en los términos establecidos anteriormente respecto a la realización de una actividad económica.

Según lo dispuesto en el artículo 101 de la LIS, en aplicación, de los incentivos fiscales para las empresas de reducida dimensión (ERD), se considerará una ERD aquella empresa que durante el periodo impositivo anterior tenga un importe neto de la cifra de negocios inferior a 10.000.000  € y ejerza una actividad económica en los términos establecidos anteriormente.

Sobre la base de lo anterior, existen multitud de pymes tenedoras de inmuebles que se dedican a la gestión de su patrimonio inmobiliario y al alquiler que pueden tener la consideración de entidades patrimoniales. Y lo anterior, porque no ejercen actividad económica por no disponer de una persona con contrato laboral a jornada completa. Por tanto, el no disponer de esta actividad calificada como económica en el ámbito fiscal puede originar dificultades a la hora aplicar los incentivos fiscales en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades.

Detallamos a continuación aquellos incentivos fiscales, que pueden aplicar las ERD, y que no son de aplicación en caso de que una empresa tenedora de inmuebles se considere entidad patrimonial en el ámbito del Impuesto sobre Sociedades:

  • Tipo de gravamen reducido del 15% para las entidades de nueva creación durante los dos primeros años, según lo dispuesto en el artículo 29 de la LIS.
  • Libertad de amortización con incremento de plantilla para elementos nuevos del inmovilizado material e inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.
  • Amortización acelerada para elementos nuevos del inmovilizado intangible, material e inversiones inmobiliarias: se puede multiplicar por 2  el coeficiente máximo establecido en las tablas oficialmente aprobadas en el artículo 11 de la LIS.
  • Pérdidas por deterioro de los créditos por posibles insolvencias: es deducible el límite del 1% de los deudores existentes al final del periodo impositivo como posibles insolvencias de deudores.
  • Reserva de nivelación: se permite reducir la base imponible del impuesto en un 10% a cuenta de futuras pérdidas que la empresa pueda tener. La cantidad deducida se debe revertir en el quinto ejercicio posterior al deducido o en uno anterior en el caso de que la empresa tuviera pérdidas. Ello supone un diferimiento en el  pago del impuesto sobre sociedades que permite anticipar futuras pérdidas y mejorar la liquidez a través del pago del impuesto.
  • Amortización acelerada para determinados elementos adquiridos mediante contratos de arrendamiento financiero: es deducible la amortización de estos bienes con el límite de multiplicar por 3 los coeficientes lineales máximos establecidos en las tablas oficialmente aprobadas y cumpliendo los requisitos establecidos en el artículo 106 de la LIS.

También hay que tener en cuenta que si no se ejerce actividad económica, también pueden existir dificultades para aplicar otros incentivos fiscales en la tributación del patrimonio inmobiliario en el seno de la empresa familiar, tanto en el Impuesto sobre el Patrimonio para las participaciones de los socios personas físicas y en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para los herederos o donatarios de las participaciones de estas empresas.

En conclusión, una sociedad tenedora de bienes inmuebles dedicada al alquiler se encuentra en diversas limitaciones a la hora de aplicar beneficios fiscales, dependiendo de si realiza una actividad económica o no.

Soledad Ortolá Domenech, Gerente Auren Abogados y Asesores

EL CASO THOMAS COOK

Este fin de semana se ha consumado la muerte del segundo touroperador más importante. Estaba anunciado hacía tiempo, desde que su auditor puso en alerta la continuidad del grupo que cotiza en la bolsa de Londres. Su fallida ha contagiado al resto de empresas del grupo: Neckerman, Oger tours y Bucher Reisen.

El efecto inmediato ha sido el dejar una deuda de 1.700 millones de libras, la pérdida de 22.000 empleos, que 100 aviones queden ahorcados en los aeropuertos de medio mundo y cientos de miles de turistas bloqueados. Las pérdidas estimadas en el sector son de 200 millones de euros  con un efecto del 60% para el hotelero y del 40% para el resto, transporte y otros. Las pérdidas que han podido con el grupo son varias, si bien la más significativa ha sido la caída de la demanda y de márgenes a causa de la entrada de las OTA (Online Travel Agency) en el negocio.

Hay que agradecer ahora su colaboración en décadas al desarrollo del turismo en España. En los años sesenta los touroperadores fueron los impulsores del turismo, creando un nuevo concepto de hotel más avión y, además, financiando a los incipientes hoteleros en la construcción de hoteles. Solo en Mallorca, en una década,  se construyeron 1.000 hoteles. El turismo asequible a todos se lo debemos a ellos y en buena parte a Thomas Cook.

Siempre se habla de los inconvenientes del turismo masivo, pero es de bien nacidos ser agradecidos. Sin los viajes organizados por los touroperadores no hubiese existido el turismo para todas las capas sociales y, sin sus aviones, no tendríamos la conectividad aérea que ha permitido que los vuelos sean baratos y que venga otro turismo de más calidad e incluso haya extranjeros viviendo en España. Hoy, desde Canarias y Baleares, es más fácil y barato viajar a Berlín que a Madrid. Hay que decirlo claro, sin turismo popular no habría turismo caro, sencillamente faltarían aviones e instalaciones.

¿Qué viene ahora? La quiebra de Thomas Cook y las anteriores de Germania Airline y las dificultades financieras de Norweigan y Ryanair, generan una gran incertidumbre en las reservas de temporada y en la conectividad aérea. Es cierto que el cliente final en turismo siempre es el viajero y si no viene con un touroperador vendrá directamente, pero con quién y a qué precio. Aquí reside mayormente la inquietud en todo el sector y sobre todo en las grandes cadenas hoteleras. Baste recordar que Thomas Cook transporta 7 millones de turistas que representan el 10% de los 80 millones de extranjeros que nos visitaron la temporada pasada.

El cambio que se está produciendo con la entrada de otros intermediarios operadores no ha hecho más que empezar, y lo ocurrido este fin de semana pone en alerta de lo que puede ocurrir con otros. Tui, el más beneficiado de la caída de Thomas Cook esta en pérdidas y aunque pueda ahora arañar cuota de mercado necesita reconvertirse rápidamente. Para aun trasatlántico es más difícil cambiar de rumbo que para un lancha rápida. Veremos lo que nos deparan los próximos días. De momento los vuelos ya se han encarecido y no han pasado más de 48 horas del deceso de Thomas Cook.

El modelo low cost ha entrado en otra fase hacia un modelo híbrido, en el que los touroperadores no son los únicos agentes. La conectividad aérea es el quid de la cuestión.

Ignacio Esteban, Socio coordinador Auren Turismo

El caso Marriot y la ciberseguridad en el sector turístico – Segunda parte

Hace unos meses nos hicimos eco de la importante fuga de seguridad sufrida por la cadena hotelera Marriot a través de su filial Starwood. Los hechos ocurrieron en 2014, pero la noticia vio la luz a finales de 2018. Tras investigaciones posteriores se estimó que finalmente  esta fuga de seguridad afectó a los datos de más al menos 383 millones de personas.

Más allá del impacto reputacional y de las pérdidas indirectas que este grave incidente pudo implicar para la cadena, a inicios de este mes de julio de 2019, se ha hecho pública la posible multa propuesta por la Oficina del Comisionado de Información de Reino Unido (en inglés ICO) de 99,2 millones de libras (alrededor de 110 millones de euros) por incumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Los principales argumentos que ha esgrimido la ICO para proponer la alta cuantía de la sanción son el gran volumen y diversidad a nivel mundial de los datos exfiltrados, afectando a  unos 30 millones de ciudadanos residentes en 31 países en el Espacio Económico Europeo (EEE) de aproximadamente 7 millones eran residentes del Reino Unido.

El regulador, a través de la comisionada de la ICO, transmitió en sus declaraciones, que tras sus investigaciones Marriott no había actuado con la debida diligencia cuando adquirió Starwood y debería haber hecho más para asegurarse que a lo largo del proceso de adquisición corporativa, los sistemas TI de la empresa estuvieran seguros y no sólo saber qué datos se habían adquirido. Igualmente trasladó que el valor de la información de los datos personales como activo que debe ser legalmente protegido por las empresas y la firme intención de la ICO de proteger los derechos de los ciudadanos.  También hizo hincapié en el principio de responsabilidad activa exigida por el RGPD respecto a los datos por parte de las organizaciones (aspecto conocido con el término “accountability” en inglés).

La ICO ha estado investigando este caso como autoridad supervisora principal en nombre de otras autoridades de protección de datos de los Estados miembros de la UE, sin menoscabo que las restantes autoridades de protección de datos en la UE cuyos residentes han sido afectados puedan conocer los hallazgos del ICO y tomar las medidas oportunas.

Si bien es cierto que también ha trascendido que la cadena Marriot ha colaborado activamente con la ICO y Marriot ha manifestado su disconformidad con la multa, así como que recurrirá a la misma en su momento (ya que la ICO aún no ha tomado su decisión final y tomará en consideración las actuaciones hechas por la empresa).

A tal efecto la cadena Marriot llevó a cabo medidas para investigar y evaluar el incidente de seguridad relacionado con la base de datos de reservas de Starwood,  y estableció un portal web para informar a los afectados, https://info.starwoodhotels.com/. Este sitio web tiene cierta información para los posibles afectados del incidente, como por ejemplo notas de prensa, FAQs (preguntas frecuentes) y aclaraciones, así como teléfonos gratuitos por cada país asociado a los huéspedes afectados, así como como para que los interesados puedan contactar.

Esta sanción propuesta pone de manifiesto la gran relevancia de la ciberseguridad en el sector turístico y las graves consecuencias que puede tener para las corporaciones obviar dicha relevancia,  en caso de sufrir incidentes o directamente por la omisión de medidas oportunas según lo exigido en el RGPD, entre otras regulaciones y buenas prácticas.

La recomendación general es que es imprescindible la aplicación de unas medidas de seguridad suficientes de acuerdo con el nivel de riesgo de los datos, no sólo en los sistemas de información propios, sino en toda la cadena de suministro y todo el ciclo de vida de los datos (aspecto este  fundamental). Así, de manera preventiva minimizaremos las posibilidades de sufrir un incidente, así como lograremos detectarlos a tiempo y reducir el posible impacto, aún en caso de que finalmente ocurra.

Todo parece apuntar que en el caso Marriot en el momento de la adquisición de Starwood, no se llevó a cabo una Due Diligence con un enfoque 360º. Es decir, no sólo llevar a cabo una evaluación de la compañía adquirida desde el enfoque económico-financiero, de negocio/estratégico, de funcionalidad/compatibilidad de los sistemas de información y de qué datos/información se disponía, sino también llevar a cabo una revisión desde el punto de vista de seguridad de la información y control interno TIC, tanto de sus procedimientos, como del diseño y funcionamiento operativo de los controles y medidas de seguridad organizativas y de ciberseguridad implantadas en la organización.

El establecer unos protocolos de verificación y monitorización, así como unos umbrales mínimos de madurez en ciberseguridad a nivel corporativo, tanto en empresas del grupo como en socios, colaboradores, prestadores de servicio o proveedores, fortaleciendo toda la seguridad de la cadena de suministro es un aspecto fundamental para la prevención y mitigación del impacto de las posibles brechas de seguridad, que lamentablemente va a ser una tendencia que va a ir al alza.

Seguramente si el Consejo de Administración de la Cadena Marriot hubiera sabido las consecuencias y costes de este incidente, con toda cereza habría invertido gustoso los recursos necesarios para prevenirlo o en el peor de los casos detectarlo prematuramente mitigando el impacto.

José Miguel Cardona Pastor, Socio de Auren Consultores

Josemiguel.cardona@mad.auren.es

Sector hotelero y eficiencia operativa

El sector hotelero continúa afrontando cambios procedentes de las demandas mucho más exigentes del mercado, la llegada de nuevas tecnologías cambiantes a incorporar en la gestión, el potencial de los grandes operadores que mueven buena parte de los clientes y el predominio de las grandes cadenas como principales factores influyentes.

En medio de este maremágnum se encuentran las entidades y grupos hoteleros de pequeño y mediano tamaño, en muchas ocasiones con poca capacidad de reacción y sin los recursos técnicos, humanos y económicos que les permitirían afrontar los retos de actualización, posicionamiento y eficiencia, en definitiva, la supervivencia o continuidad.

Reaccionar a tiempo o morir en el intento, esa es la cuestión. Crecer, fusionarse con otras entidades y cadenas hoteleras, adquiriendo tamaño, disponiendo de mayores recursos técnicos y humanos. Adoptar modelos más consistentes y competitivos, o por el contrario, ir decayendo en la actividad hasta cesar, o incluso malvender a otros competidores más potentes.

En el conjunto de estrategias a implantar tendrían que contemplarse, como mínimo, el adoptar una gestión eficiente en todos los aspectos clave del negocio. Afortunadamente, el mercado actual permite el acceso a información, a tecnología competitiva a todos los niveles, y a expertos cualificados, lo cual contribuye a alcanzar, dentro de unos márgenes razonables, una  posición relativamente eficiente, de la cual pueden derivar igualmente el logro de la competitividad y la rentabilidad.

Desde las Firmas de servicios profesionales solemos  atender a entidades que nos solicitan colaboración total o parcial en la búsqueda de este tipo de estrategias. En bastantes ocasiones no suelen tener claro en qué dirección deben avanzar, cuáles son sus deficiencias reales y, por lo tanto, que tipo de colaboración es la que necesitan, solicitando pues, inicialmente colaboración profesional desenfocada, e igualmente en exceso o en defecto, lo cual no conduciría a alcanzar los objetivos deseados.

Algunas ideas de colaboraciones concretas y de los resultados o valor añadido que podría obtenerse, son los que, entre otros, podrían resumirse en los siguientes.

Auditoría de cuentas anuales. Base de partida para acreditar interna y externamente la transparencia y realidad de la situación de la entidad. Sin información de calidad no pueden tomarse decisiones acertadas de gestión. Si la auditoría se realiza adecuadamente puede producir recomendaciones sobre mejoras en la calidad de la información y sobre la eficiencia de los principales procesos de actividad y controles internos de la entidad. Es la base para etapas posteriores más ambiciosas.

Auditoría operativa o de gestión. Es una etapa más desarrollada de la auditoría de cuentas. Se centrará en analizar y determinar si los procesos de actividad, los sistemas organizativos y de control interno de la entidad están diseñados y funcionan adecuadamente para cumplir con los objetivos marcados por los órganos de gobierno y por la dirección de la entidad. Produce sugerencias de aspectos a mejorar, con incidencia directa en la gestión, en la eficiencia y en los resultados.

Análisis y diagnóstico de la posición competitiva de la entidad y colaboración en la implantación y desarrollo de soluciones. Tarea más ambiciosa, suele llevarse a cabo por equipos multidisciplinares y especializados en el sector turismo y hotelero, tales como auditores, consultores y expertos en tratamientos informáticos. Se adentra en la consultoría en su más amplio rango y, analiza, diagnostica y colabora con el personal de la entidad en la implantación y desarrollo de soluciones en aspectos tales como, por ejemplo, sistemas de contratación directa e indirecta y su potenciación, como alcanzar los niveles óptimos de ingresos, tipos de ofertas atractivas para los clientes, sistemas organizativos efectivos y controles y gestión de ingresos, costes y resultados por diferentes secciones, incorporación a las nuevas tecnologías, conocimiento y adopción de nuevas tendencias de gestión, disposición y formación de directivos y profesionales internos altamente cualificados y competitivos, entre otros aspectos.

Juan José Cabrera, Socio de Auditoría de Auren. Miembro del Equipo de Trabajo de Especialización en el Sector Turismo de Auren

Turismo y sostenibilidad: ¿dos conceptos antagónicos?

Ahora que se acercan las tan esperadas y merecidas vacaciones queremos hacer una reflexión sobre la sostenibilidad de nuestros viajes.

¿Que tienen que ver los viajes con el calentamiento del planeta y el cambio climático? Pues, aunque nos cueste admitirlo, bastante. Es evidente que no es la única actividad humana que ha conllevado esta situación de estrés a nuestro planeta, pero es obvio que la movilidad humana en el último siglo ha comportado el consumo de recursos naturales y la emisión de gases contaminantes a la atmósfera como nunca antes había ocurrido.

Si queremos ser sostenibles con nuestro planeta, ¿debemos de dejar de viajar? No es fácil dar respuesta a esta pregunta, evidentemente, muerto el perro se acabó la rabia, pero, posiblemente, hay alguna otra solución y seguro que tanto nosotros como las comunidades receptoras de nuestros viajes lo agradecerán.

Lo que si que es evidente es que debemos cambiar muchos hábitos de consumo cuando estamos consumiendo ocio. No es justo que el recibir placer y bienestar pueda perjudicar a toda la sociedad. Es necesario que, tanto los proveedores del sector turístico, como los propios turistas, tomen conciencia de la situación y tengan en cuenta qué acciones han de llevar a cabo. Los primeros, integrando la sostenibilidad en su modelo de negocio; los segundos, explorando todas las posibilidades existentes para contrarrestar la contaminación producida.

Los proveedores de turismo, en cualquier eslabón que se encuentren de su cadena de valor pueden llevar a cabo acciones positivas para contrarrestar los impactos negativos que su actividad económica conlleva, pongamos como ejemplo los siguientes:

  •  Incrementar la eficiencia energética de sus instalaciones ahorra recursos naturales.
  • Ahorrar agua potable: instalando los mecanismos necesarios para que su uso sea el estrictamente necesario, recuperando agua de primer uso para lavar, regar etc. Reduciendo los kilos de ropa sucia diariamente (cuantas veces hemos dejado la toalla de baño colgada para ser reutilizada y nos la encontramos cambiada por otra limpia) etc. El servicio necesita formación y los usuarios información.
  •  Reducir la contaminación por causa de transporte: eficiencia en los recorridos, utilización de la energía eléctrica etc.
  •  Reducir los envases de plástico de un solo uso.
  • Controlar los deshechos producidos en el restaurante adoptando estrategias de cero o bajo desperdicio en comida.
  • Contratar personal laboral con un sueldo justo por el trabajo que realizan y con un horario acorde con los convenios y costumbres de cada lugar.
  • Contratar personal con discapacidad o que pueda estar en peligro de exclusión social, dada su situación personal.
  • Aplicar políticas de contratación de proveedores. Esto quiere decir que solamente se contratará con aquellos suministradores de productos o servicios que puedan acreditar que cumplen con determinados requisitos de sostenibilidad semejantes a los que el contratador aplica.
  • Contratar tanto de productos como de servicios de km cero, es decir dando oportunidades de crecimiento económico a las comunidades donde radica la actividad; en este caso la formación a efectuar puede ser fundamental.
  • Establecer vínculos con las comunidades cercanas a la actividad y reinvertir en ellas parte de los beneficios obtenidos gracias a los recursos (naturales, culturales, personales etc.) que estas comunidades ofrecen a los visitantes.
  • Informar a los viajeros de que acciones han de llevar a cabo para que su impacto negativo en el lugar que visitan sea el mínimo imprescindible, dar ideas y opciones para que el impacto se convierta en positivo.
  • Etc.   

Hay muchas posibilidades para contrarrestar el impacto negativo de los desplazamientos, y estos son solamente algunos ejemplos. Cada uno, teniendo en cuenta sus circunstancias específicas, puede aplicar aquellas que tengan un resultado mas eficiente. En un principio, la implantación de la estrategia sostenible en un negocio puede conllevar una serie de inversiones o gastos que afecten a la rentabilidad a corto plazo, pero, sin duda alguna, el retorno está garantizado.

Nuestra sociedad está caminando hacia una mayor concienciación en la sostenibilidad, por lo que sin duda, puede ser un factor diferenciador de la competencia, los turistas seguro que agradecerán cualquier sugerencia para mejorar nuestro planeta y sobre todo los destinos turísticos que tanto placer les han proporcionado.

M. Eugènia Bailach, Socia de Auditoría Auren 

Tratamiento fiscal de los alquileres turísticos

En el presente anuncio efectuamos un recordatorio sobre el tratamiento fiscal del arrendamiento de inmuebles para uso distinto al de vivienda, concretamente, nos referiremos al arrendamiento para fines turísticos, y analizaremos la imposición en el Impuesto sobre el Valor Añadido, en el Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas, y en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

Según se establece en la Ley de Arrendamientos Urbanos, constituye alquiler turístico la cesión temporal de uso de una vivienda debidamente amueblada y equipada comercializada en canales de oferta turística con finalidad lucrativa. Por otra parte, se considera arrendamiento para uso distinto al de vivienda aquel que tenga como destino primordial un uso distinto al de satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario.

Atendiendo a estas definiciones, detallamos el tratamiento fiscal de los rendimientos derivados del arrendamiento turístico:

a) En el ámbito del Impuesto sobre el Valor Añadido:

En el artículo 20.uno.23º, b) de la Ley 37/1992 del IVA (en adelante, LIVA), se establece que están exentos del IVA los arrendamientos de edificios o partes de los mismos destinados a vivienda; la exención no comprende, los arrendamientos de apartamentos o viviendas amuebladas cuando el arrendador se obligue a la prestación de alguno de los servicios complementarios propios de la industria hotelera, tales como los de restaurante, limpieza, lavado de ropa u otros análogos.

La doctrina administrativa interpreta que estamos ante el supuesto de prestación de servicios complementarios propios de la industria hotelera en aquellos casos de prestación de servicios al cliente de forma permanente y continuada durante su estancia (limpieza periódica del inmueble, cambio de ropa de cama y baño, y puesta a disposición de otros servicios como prensa, custodia de maletas, alimentación y restauración); por contra, no se considera que se prestan estos servicios cuando: a) el servicio de limpieza y cambio de ropa se presta únicamente a la entrada y salida del periodo contratado por cada arrendatario; b) se prestan servicios de limpieza a las zonas comunes del edificio; y, c) se prestan servicios de asistencia técnica y mantenimiento para eventuales reparaciones del inmueble tales como fontanería, carpintería, cristalería, etc.

En definitiva, los ingresos por arrendamiento de alojamientos turísticos estarán exentos de IVA si no se prestan los servicios complementarios propios de la industria hotelera y, en caso contrario, tributarán al 10% de IVA por aplicación del artículo 91.uno.2.2º de la LIVA.

 b) En el ámbito del Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas:

Con carácter general, los rendimientos derivados del alquiler de inmuebles destinados a viviendas tendrán la consideración de rendimientos del capital inmobiliario. Para que proceda esta calificación, el alquiler se tiene que limitar a la mera puesta a disposición del inmueble durante un periodo de tiempo, sin que vaya acompañado de la prestación de servicios propios de la industria hotelera.

Al rendimiento neto del capital inmobiliario no le resultará de aplicación la reducción del 60% prevista en el artículo 23.2 de la Ley del IRPF ya que los arrendamientos turísticos no tienen por finalidad satisfacer una necesidad permanente de vivienda, sino cubrir una necesidad de carácter temporal y con finalidad turística.

Además, en los periodos de tiempo en los que el inmueble no haya sido objeto de cesión por arrendamiento, se consideran también rendimientos del capital inmobiliario la correspondiente imputación de renta inmobiliaria en aplicación de lo dispuesto en el artículo 85 de la Ley del IRPF.

No obstante lo anterior, los rendimientos del arrendamiento turístico se pueden considerar como rendimientos de actividades económicas en los siguientes supuestos: a) cuando el arrendador ceda el uso del inmueble y se presten los servicios propios de la industria hotelera: y, b) cuando sin prestar tales servicios, se disponga de una persona con contrato laboral y jornada completa para la realización de la actividad económica de arrendamiento por parte del empresario.

c) En el ámbito del Impuesto sobre la Renta de No Residentes:

También para las personas físicas no residentes propietarias o con derechos de uso y disfrute de inmuebles situados en España, y atendiendo a lo dispuesto en cada uno de los Convenios de Doble Imposición suscritos por España, los rendimientos obtenidos por los alquileres turísticos  pueden tributar conforme a la Ley española.

De la misma manera que en el apartado b) anterior se pueden considerar, por un lado, como rendimientos del capital inmobiliario con un tipo de gravamen del 19% para los residentes en la UE, Islandia y Noruega o del 24% para el resto de contribuyentes no residentes, y por otro lado, como rendimientos de actividades económicas por medio de Establecimiento Permanente (EP) con un tipo de gravamen general del 25%.

En los últimos años está en auge el uso del alojamiento privado para fines turísticos en España, y la doctrina administrativa no ha sido ajena a este incremento en el uso de los servicios de alojamiento turístico, por lo que ha desarrollado una intensa labor doctrinal que no permite afirmar que en la actualidad gozamos de mayor seguridad jurídica a la hora de interpretar la imposición que afecta a este tipo de arrendamientos.

Soledad Ortolá Domenech, Gerente Auren Abogados y Asesores.