¿Cómo procede la prórroga de contratos de trabajo a término fijo?

De acuerdo con el artículo 46 del Código Sustantivo del Trabajo, el contrato de trabajo a término fijo debe constar siempre por escrito; frente a su duración, la norma establece diferentes modalidades:

  •  No puede ser superior a 3 años, pero es renovable indefinidamente. Si antes de la fecha del vencimiento del término, ninguna de las partes avisa por escrito a la otra su determinación de no prorrogarlo, con una antelación no inferior a 30 días, el contrato se renueva por un período igual al inicialmente pactado.
  •  Si el término fijo es inferior a un año, únicamente podrá prorrogarse sucesivamente el contrato hasta por 3 períodos iguales o inferiores, al cabo de los cuales el término de renovación no podrá ser inferior a un año.

Al ser analizada esta norma por parte del Ministerio de Trabajo, señaló la entidad que frente a aquellos contratos con duración inferior a un año, únicamente puede prorrogarse hasta por 3 períodos iguales o inferiores, y a partir del cuarto periodo el término de renovación no podrá ser inferior  a un año. En este caso, la duración de las futuras prórrogas será de un año cada una, término que aplicará de manera indefinida. Resaltó el Ministerio que en ningún caso esto significa que el contrato laboral a término fijo se convierta en un contrato a término indefinido.

Fuente: Ministerio del Trabajo, Concepto 1380 de noviembre de 2019

¿Cuál es la tasa de cambio utilizable para registrar la inversión de capitales del exterior en Colombia?

Al ser consultado el Banco de La República sobre la inversión de capitales del exterior en Colombia y la tasa de cambio que debe usarse para registrar dicha inversión, señaló que la tasa representativa del mercado (TRM) es una tasa de referencia pero no es obligatoriamente aplicable en los contratos.

En primero lugar, sostuvo el Banco que los movimientos de divisas para la inversión de capitales del exterior en Colombia se deben canalizar a través del mercado cambiario, suministrando la información de los datos mínimos de las operaciones al Intermediario del Mercado Cambiario (IMC), o directamente si se tiene una cuenta de compensación. Al respecto, advirtió la entidad que los IMC son las únicas entidades autorizadas en Colombia para adquirir y vender divisas y títulos representativos de las mismas que deban canalizarse a través del mercado cambiario, así como de aquellas que se canalicen voluntariamente.

Frente a la tasa de cambio, adujo el Banco que desde 1991 no existe en Colombia una tasa oficial de cambio, esto es, un precio fijado por alguna autoridad estatal a la cual deban comprarse o venderse obligatoriamente las monedas extranjeras, sino que opera un esquema con libertad cambiaria donde el precio se encuentra determinado por la oferta y la demanda en el mercado de divisas y es libremente acordado por las partes de la transacción.

Finalmente, advirtió la entidad que la TRM es una tasa de referencia de las operaciones de compra y venta de dólares de los Estados Unidos de América a cambio de moneda legal colombiana, que calcula y certifica la Superintendencia Financiera de Colombia. En palabras del banco, no se trata de una tasa de cambio obligatoriamente aplicable en los contratos sino de una información que puede orientar la negociación de divisas.

Fuente: Banco de La República, Concepto JDS-CA-29331 del 13 de noviembre de 2019

¿Cómo recuperar el IVA pagado en la importación de bienes excluidos?

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, contenido en la ley 1955, adicionó como bienes excluidos del impuesto sobre las ventas (IVA) los paneles solares, el inversor de energía para sistema de energía solar con paneles y el controlador de carga para sistema de energía solar con paneles.

Considerando que la ley 1955 entró a regir el 25 de mayo de 2019, a partir de tal fecha tanto la venta como la importación de los bienes referidos no causan el IVA.

En virtud de lo anterior, señaló la DIAN que los usuarios aduaneros podrán solicitar la devolución del IVA pagado por estos bienes, en declaraciones de importación nacionalizadas después del 25 de mayo de 2019, para lo cual resaltó la entidad que la solicitud de compensación o devolución del pago en exceso de los tributos aduaneros, deberá presentarse a más tardar dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que se realizó el pago que originó el pago en exceso.

Fuente: DIAN, Concepto 27164 del 29 de octubre de 2019

¿Los efectos de la mora en el pago de acciones suscritas son aplicables a la sociedad de responsabilidad limitada?

Aunque la ley mercantil establece que en las sociedades de responsabilidad limitada el capital social se pagará íntegramente al constituirse la compañía, así como al solemnizarse cualquier aumento del mismo, la Superintendencia de Sociedades señaló que en el evento en que no se respete esta regla y el socio esté en mora de pagar el aporte, podrían aplicarse las siguientes consecuencias:

  •  La Superintendencia exigirá bajo apremio de multas que tales aportes se cubran, u ordenará la disolución de la sociedad, sin perjuicio de que aplique para los socios, la responsabilidad derivada en la sociedad colectiva, esto es, de forma solidaria e ilimitada por las operaciones sociales;
  • El socio incumplido no puede ejercer los derechos inherentes a la calidad de asociado, con lo cual cuotas sociales del mismo no se contabilizan para el quórum ni para la mayoría decisoria;
  • No existe impedimento legal para que ante la exclusión de un socio por falta de pago de su aporte, los socios restantes decidan redistribuir entre ellos, y de acuerdo a la proporción que cada uno tenga en el capital de la compañía, las cuotas que pertenecían al socio incumplido, realizando cada uno el pago que le corresponda;
  •  A la sociedad de responsabilidad limitada le son aplicables los efectos de la mora en el pago de las acciones suscritas, establecidos en el artículo 397 del Código de Comercio, por lo cual la sociedad puede imputar las sumas de dinero recibidas por el socio moroso, con el fin de liberar el número de cuotas sociales equivalentes al valor pagado. Para ello, previamente la sociedad debe sustraer el 20% de tal valor, como indemnización de perjuicios.

Fuente: Superintendencia de Sociedades, Oficio 220-168366 del 23 de noviembre de 2019

¿Cuáles son los requisitos para la emisión de acciones preferenciales sin derecho a voto?

En reciente concepto la Superintendencia de Sociedades se refirió a los elementos que deben tenerse en cuenta para la emisión de acciones preferenciales sin derecho a voto como mecanismo de consecución de capital de trabajo:

  • Dentro de las funciones de la Superintendencia de Sociedades, se encuentra la de autorizar la colocación de acciones con dividendo preferencial y sin derecho a voto y de acciones privilegiadas, autorización que se predica respecto de sociedades comerciales y empresas unipersonales vigiladas y controladas.
  • Las sociedades de cualquier tipo social, que sean vigiladas por razón de sus activos o ingresos, están amparadas por una autorización general, por lo cual no es necesario que obtengan autorización por parte de la Superintendencia de Sociedades. Si la causal de vigilancia es diferente a sus activos o ingresos, sí requerirán autorización particular proferida por la Superintendencia.
  • Esta clase de acciones no pueden representar más del 50% del capital suscrito de la compañía.
  • En cuanto al procedimiento para el ofrecimiento de las acciones con dividendo preferencial y sin derecho a voto, debe mediar un reglamento de suscripción con los datos establecidos en el artículo 386 del Código de Comercio, aprobado por el máximo órgano social, salvo que éste delegue tal atribución en la junta directiva.
  • Tratándose de sociedades por acciones simplificadas, teniendo en cuenta que las acciones y demás valores que emita no pueden ser inscritas en el Registro Nacional de Valores y Emisores, ni negociarse en bolsa, no habría posibilidad que las acciones puedan ser negociadas a través de una oferta pública de valores. 

Fuente: Superintendencia de Sociedades, Oficio 220-130854 del 28 de noviembre de 2019

 

 

  

¿A quién pertenecen los dividendos en la cesión de cuotas?

Al ser consultada sobre la titularidad de los dividendos dentro de una cesión de cuotas hecha dentro de una sociedad de responsabilidad limitada, la Superintendencia de Sociedades concluyó que pertenecen al comprador desde el registro de la escritura pública en la Cámara de Comercio, salvo que las partes hayan pactado algo contrario.

Para ello, parte la entidad señalando que en la sociedad de responsabilidad limitada se debe llevar un libro de registro de socios, debidamente registrado en la Cámara de Comercio, en el que se anotará la cesión de cuotas, cesión que se encuentra regulada en el Código de Comercio. A tal efecto, los artículos 362 y 366 disponen que los socios tendrán derecho a ceder sus cuotas, lo cual implicará una reforma estatutaria que debe realizarse mediante escritura pública so pena de ineficacia, y advierten que no producirá efectos respecto de terceros ni de la sociedad sino a partir de la fecha en que sea inscrita en el registro mercantil.

Bajo el anterior contexto, precisó la Superintendencia que si la escritura pública de la cesión de cuotas no se ha registrado en la Cámara de Comercio, el comprador no adquiere la calidad de socio como tampoco se hace titular de los dividendos que se decreten. En palabras de la entidad, no efectuar la formalidad del registro implica que la cesión de las cuotas sociales no produce efectos.

Concluyó la entidad que solo a partir de la fecha en que sea inscrita la escritura pública en el registro mercantil de la Cámara de Comercio, se adquiere la condición de nuevo socio en la sociedad de responsabilidad limitada, debiéndose igualmente inscribir en el libro de accionistas de la sociedad.

Finalmente, aclaró la Superintendencia que en todo caso las partes tienen la autonomía para pactar respecto del reparto de dividendos pendientes, lo que a bien dispongan, pacto que deberá quedar plasmado en la escritura pública.

Fuente: Superintendencia de Sociedades, Oficio 220-125319 del 15 de noviembre de 2019