Asociaciones Publico Privadas, alternativa para el desarrollo de infraestructura

La inversión en infraestructura y servicios públicos representa uno de los grandes retos que enfrentan los países de América Latina y el Caribe. Estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indican que, durante las décadas anteriores, la inversión en infraestructura pública representaba alrededor de 5% del Producto Interno Bruto de la región. En la actualidad, dicha inversión representa menos del 3% anual.

Debido a las necesidades crecientes de la población y a las restricciones presupuestales que enfrentan los gobiernos nacionales y subnacionales, emergen las Asociaciones Público-Privadas (APP), como un mecanismo alternativo de desarrollo y financiamiento para incrementar los niveles de inversión pública y proporcionar servicios de calidad a la población.

La consolidación de este mecanismo enfrenta retos importantes sobre todo a nivel de los gobiernos subnacionales, pues la falta de conocimiento, experiencia y de unidades APP, merma la capacidad de identificar, estructurar y licitar proyectos, además de supervisarlos cuando están en las fases de construcción y operación. Para la sector privado representa una gran oportunidad para diversificar sus portafolios de inversión al incursionar en nuevos sectores de desarrollo.

Por tal motivo, resulta relevante continuar con la promoción de estos esquemas de inversión pues abre posibilidades tanto al sector público y privado en el desarrollo de infraestructura pública productiva.

 

Luis Mayorga Muñiz – Socio de Auren México

Oficina León, Guanajuato. 

Hacia una mejor gestión operativa en la Administración Pública

Después de haber llevado a cabo las elecciones presidenciales y en donde también se renovaron más de 18 mil cargos públicos a nivel federal y local, nos encontramos atravesando los cinco meses que dura la transición presidencial. Durante este periodo, el gobierno entrante y que tomará posesión el próximo diciembre comienza a presentar sus principales objetivos y políticas en materia económica, así como sus estrategias sociales, de seguridad y en materia de anticorrupción para abatir los rezagos y problemas actuales de México. Dicho gobierno, comenzó a dar muestra de lo que será “una nueva forma de conducción y actuar de la administración pública” a través de la publicación de los “Cincuenta puntos para la austeridad y contra la corrupción” en los cuales se mencionan algunos aspecto como: “No habrá adquisiciones para funcionarios”; “No habrá más de cinco asesores por secretaría en el Gobierno Federal”; “Se tratará con amabilidad a los ciudadanos en las oficinas públicas…”; “Se cuidarán los bienes de las oficinas de servidores públicos…”, entre otros.

Si bien los puntos anteriores resultan atractivos y tangibles desde el punto de vista ciudadano al representar menos privilegios, salarios y compensaciones para la burocracia del país, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Estas medidas tendrán como resultado un gobierno más eficaz? ¿La provisión de servicios públicos por parte del Gobierno Federal será más eficiente y con mayor calidad? Las respuestas las podemos encontrar no solo en la optimización administrativa o de gasto que se pretende realizar, sino en la gestión de las operaciones y procesos del propio sector público; es decir, las actividades que realiza la administración pública están diseñadas para llevarse a cabo con eficiencia y eficacia y generar el mayor valor posible a los ciudadanos. Sin una reflexión y análisis profundo sobre lo anterior podríamos enfrentarnos a “un gobierno más barato” sin que eso se traduzca en una mejora sustantiva en la provisión de servicios y una mejor atención a las necesidades de los ciudadanos.

Para lo anterior, la administración pública y sus servidores públicos deben hacerse las siguientes preguntas: ¿Cuál es el objetivo de mi actividad? ¿Qué productos o servicios se realizan?, ¿Cómo se hacen?, ¿Quién los hace?, ¿Cuáles son los requerimientos del ciudadano (cliente)? Hacerse estas preguntas es poner en el centro de las operaciones y actividades al ciudadano y velar continuamente por su satisfacción. Sin una reflexión como esta existe el riesgo de llevar a cabo cambios administrativos y presupuestales sin que se logre un impacto en la mejora en la provisión de servicios públicos.

Auren Bajío ha tenido la oportunidad de participar en proyectos de reingeniería organizacional y de procesos, así como en el diseño y optimización de la estructura operativa en distintas dependencias del sector público, logrando en cada proyecto una reducción de los costos internos innecesarios (actividades que no agregan valor), acortar los tiempos de ciclo (mayor rapidez en la entrega de productos o servicios públicos) e incrementar la calidad y valor percibido por los ciudadanos a través de la mejora continua. Con lo anterior, mediante un cambio combinado a nivel administrativo y operativo se podría lograr un mayor enfoque de calidad y entrega de valor agregado en los productos y servicios públicos al ciudadano. 

Luis Mayorga Muñiz

Socio de Sector Público – Oficina Auren Léon

Luis Ángel Pérez Gómez

Gerente de Proyectos  – Oficina Auren Léon

Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos

Las administraciones municipales se enfrentan cada vez a mayores retos en materia de provisión de servicios públicos como educación, salud y seguridad en un entorno de escasez y recursos públicos limitados. Aunado a lo anterior, un ámbito que es poco observado y atendido es aquel relacionado con el manejo de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU), mismos que son de obligación y competencia de las administraciones municipales del país. En esta materia, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos de nuestro país, define a los residuos como “aquellos materiales o productos cuyo consumidor o poseedor desecha (…) y que pueden ser susceptibles de ser valorizados o requieren sujetarse a tratamiento o disposición final” (LGPGIR, 2015). Particularizando sobre la definición de Residuos, los Residuos Sólidos Urbanos que son aquellos que se generan en las casas habitación y que son producto de las actividades domésticas, presentan por su generación un reto para los municipios del país.

De acuerdo con datos de la SEMARNAT, de los 2445 municipios que existen en el país solamente 5% de ellos, es decir solamente 122 municipios, tienen un adecuado manejo de sus RSU. Adicionalmente, en México solamente existen 88 rellenos sanitarios (aquellos sitios de disposición final que cumplen con la NOM-083) y 21 sitios controlados, implicando que el 36% de los RSU generados se depositan en tiraderos a cielo abierto o sitios sin control generando repercusiones ambientales y de salud pública.

Ante el reto que enfrentan la mayoría de las administraciones municipales de México en materia de manejo de RSU, ¿Qué alternativas y acciones se pueden realizar para cambiar la situación actual y minimizar el impacto negativo que la sociedad genera a través de la generación? Auren Bajío, a través de un proyecto de diagnóstico, planeación estratégica y plan maestro para los municipios de la Zona Metropolitana de León (ZML) encontró que al menos existen tres aspectos en donde las administraciones municipales pueden realizar cambios significativos: organización, operación y normatividad. En materia organizacional, Auren Bajío colaboró con los municipios logrando trazar acciones en materia de gestión de procesos, definición de funciones de las Direcciones de Servicios Públicos y estrategias para la implementación de un sistema comercial. En materia normativa, Auren Bajío elaboró un plan de trabajo a fin de homologar y actualizar la normatividad municipal para cumplir la reglamentación y regulación de las distintas etapas del manejo integral de RSU.

En materia de operativa, Auren Bajío se encuentra promoviendo la elaboración de un convenio de colaboración intermunicipal y la estructuración de un esquema de participación público-privada. Ambos esquemas, resultan ser atractivos ya que potencializan las capacidades de infraestructura de los municipios a través del aprovechamiento de una mayor escala en el manejo de los RSU, así como del incremento de la inversión sin comprometer mayores recursos fiscales.

A pesar de las dificultades políticas y administrativas para implementar proyectos que contemplen la integración municipal, en México ya existen algunos casos de éxito. Este es el caso de SIMAR-Sureste, organismo intermunicipal que agrupa a municipios del Estado de Jalisco y Michoacán, mismo que ha logrado incrementar su capacidad en el manejo de los RSU a través de la integración municipal y la generación de sinergias en materia operativa y organizacional con participación de la iniciativa privada El diagnóstico, las áreas de oportunidad y las estrategias a seguir son claras, el reto yace en la implementación.

Luis Mayorga Muñiz

Socio de Auren México – Sector Público

Luis Angel Pérez Gómez

Gerente de Proyectos en Auren México – Sector Público

Oficina Auren Bajío

 

​La Importancia de las Tecnologías de Información en el Sector Público

Los retos a los que se enfrentan los Gobiernos (Municipal, Estatal y Federal) hoy en día es ofrecer una gestión transparente y clara para los ciudadanos, quienes cada vez se vuelven más exigentes al momento de pedir transparencia en las gestiones públicas, aunado a eso las diversas tareas que eso conlleva y los resultados que exige la sociedad resultan en una gestión compleja.

La demanda de servicios de salud, infraestructura, educación, etc., que el gobierno tiene como obligación ofrecer a la ciudadanía no es tarea fácil, esto conlleva tareas complejas que enfrentan los servidores públicos, lo que hace necesario dotar a las entidades públicas de herramientas tecnológicas que permitan desarrollar dichas tareas de una manera eficiente y clara.

Esto provoca que la percepción del ciudadano a los servicios públicos sea que son procesos engorrosos, con plazos largos, sin cumplir estándares de calidad y que los recursos no son ejercidos de manera eficiente, es decir sin aplicar realmente los criterios de rentabilidad.

Dado que la inversión pública es toda erogación de recursos de origen publico destinados incrementar, mejorar, restaurar el capital físico / humano que se ve traducido en beneficios dirigidos a la población que atiende, representada en obras, infraestructura, servicios, desarrollo de proyectos y programas, incentivo en la creación y desarrollo de empresas, generación de empleo, protección de derechos fundamentales, y mejoramiento de la calidad de vida en general.

La inversión pública se encuentra regulada por leyes, normas y procedimientos, que le definen lo que es viable y lo que está prohibido, los responsables y montos autorizados, actividades permitidas y requisitos que deben cumplir.

Auren ha tomado la iniciativa en asesorar y apoyar a los municipios para poder ejecutar los proyectos de inversión de una manera adecuada, clara y transparente, mediante la implementación de una herramienta tecnológica que permita dar seguimiento y monitorear el proceso de inversión pública para la eficiente y oportuna toma de decisiones.

Nuestra firma conceptualiza la herramienta como una manera de responder a la demanda de mejor información de los diferentes actores del proceso de Inversión Pública.

Dicha herramienta abarca desde la planeación de los programas y proyectos de inversión, tomando como base los proyectos y programas que cuenten con la preparación necesaria para ser ejecutados, es decir se cuentan con los permisos ambientales, derecho de vía liberado, por mencionar algunos. Así mismo el monitoreo de la asignación presupuestal y el seguimiento a la ejecución, culminando con el cierre del programa o proyecto de inversión, generando así un expediente integral del programa o proyecto de inversión, de una manera clara y transparente.

La implementación de dicha herramienta lleva consigo cambios necesarios que ayudan con la interacción con el gobierno sobre cómo pueden y deben hacerse las cosas, tomando ventaja de los avances tecnológicos, por lo cual crea una infraestructura que el gobierno debe explotar.

Esta herramienta contribuye a la mejora en la aplicación de los recursos de inversión pública, con toma de decisiones informadas y proyectos y programas preparados, traduciéndose en beneficio directo para la ciudadanía y un gobierno transparente y claro en el proceso de inversión pública.

Luis Mayorga Muñiz en colaboración con Germán Galaviz Frausto
Socio de Auren México experto en Planeación Gubernamental y Administración de Proyectos
Auren Bajío

Eficiencia Energética: Una Alternativa para Gobiernos Municipales

La Eficiencia Energética consiste en la reducción de consumo de energía, sin comprometer el confort ni la calidad de vida. Para ello es necesario emplear y administrar los recursos energéticos disponibles de un modo hábil y eficaz. Normalmente nos referimos a la energía eléctrica, por ser las más utilizada en la industria, sin embargo la Eficiencia Energética se aplica a todas las fuentes de energía como gasolina, gas, vapor, etc.

Los mecanismos que se utilizan para maximizar el aprovechamiento de la energía, guardan una relación directa con el desarrollo de nuevas tecnologías. Un claro ejemplo es el uso de las lámparas LED (por sus siglas en inglés Light Emitting Diode), que pueden representar hasta un 60% de ahorro de energía en uso doméstico. Otro ejemplo son los sistemas de recuperación de calor en la industria, que consisten en aprovechar el calor que se genera en un determinado proceso y dirigirlo a otro que requiera del calor de desecho. Algunos equipos susceptibles de mejora son los hornos eléctricos y de gas, calderas, secadores, evaporadoras, compresores, sistemas de refrigeración, turbinas, motores, sistemas de cogeneración, entre otros.

Enfocándonos en el consumo de energía eléctrica en los gobiernos municipales. La partida del gasto corriente que contempla este rubro, representa la segunda mayor erogación, seguida de sueldos y salarios. El consumo de energía eléctrica corresponde principalmente al alumbrado público, iluminación de inmuebles públicos, semáforos y sistemas de bombeo para la distribución de agua potable. Además de ser uno de los mayores gastos fijos, debido en parte a que la tarifa de alumbrado público es la más alta, el alumbrado público aporta entre el 30% y 50% de la producción de carbón a nivel municipal. Dichos servicios son indispensables para la población, por lo que los Ayuntamientos se ven obligados a realizar las erogaciones necesarias para proveer los mismos.

Si bien es complicado reducir el nivel de servicio que proporcionan los municipios con la finalidad de reducir los costos, una alternativa que se presenta es apostar por proyectos de eficiencia energética por medio de una Asociación Público Privada (APP). Esta modalidad de contratos consiste de manera general en que el ente privado se encarga de la inversión inicial y operación del proyecto a cambio de un pago regular por parte del ente público. Para el caso de los proyectos de inversión en eficiencia energética, los contratos por lo general tienen una periodicidad de 10 años y el pago del proyecto proviene de los ahorros generados. Una de las principales ventajas de las APP para el ente público es evitar que se descapitalicen por la inversión inicial y tengan gastos recurrentes para la operación y mantenimiento necesarios en cualquier proyecto.

Para un gobierno municipal, la implementación de programas de eficiencia energética representa los siguientes beneficios: la liberación de recursos disponibles para dirigirlos a otro sector; reducción de los niveles de contaminación local y mejora al medio ambiente; apoyo a comunidades aisladas para el desarrollo de actividades productivas y disposición de servicios de agua y saneamiento.

En Auren contamos con la experiencia para apoyar a los municipios en los trabajos de pre-inversión y estructuración de proyectos para contratar mediante un proceso de licitación a la Empresa de Servicios Eléctricos (ESE) para diseñar, financiar, implementar y operar un programa integral de ahorro de energía eléctrica, con un enfoque integral que concrete todas las medidas de ahorro: luminarias, instalaciones, equipos ahorradores, medidores, etc.

Estamos convencidos de que este tipo de proyectos ofrece importantes beneficios para la sociedad, además de ser autofinanciables. Por esta razón vemos en los proyectos de eficiencia energética una oportunidad para los gobiernos municipales mejoren sus finanzas públicas y brindar a la población un servicio de calidad.

Luis Mayorga Muñiz en colaboración con Xavier Arellano De Silva
Socio de Auren México experto en Planeación Gubernamental y Administración de Proyectos
Auren Bajío

Gestión Organizacional en la Administración Pública

Toda organización existe por una razón, sumar las capacidades y competencias de sus integrantes para alcanzar objetivos comunes, existen diversos tipos de organizaciones, públicas o privadas, con fines de lucro y sin estos. Una organización no es un elemento tangible, es una serie de procesos estructurados en la cual interactúan las personas para el logro de uno o varios fines.

Actualmente nuestra sociedad se encuentra inmersa en una serie de cambios globales, con aspectos positivos y negativos, que no pueden ser ignorados y que impulsan a la sociedad hacia un mundo mucho más exigente, competitivo e impredecible. Estas acrecentadas exigencias de competitividad, demandan una mejora substancial en el nivel de calidad de los productos y servicios, de la tecnología, del funcionamiento de las organizaciones y del desempeño de los individuos.

La Administración Pública no podía quedar al margen de estos cambios, actualmente las Administraciones Públicas de todos los niveles, cargan con un estereotipo de corrupción, ineficiencia, ineficacia, lentitud de respuesta para atender las demandas sociales, ineptitud en el manejo del gasto público y una tendencia a la burocratización autodefensiva.

En Auren, somos conscientes de estos cambios, y creemos firmemente que la instrumentación de un modelo adecuado de Gestión Organizacional, permite a nuestros clientes transitar de forma paulatina, estable y controlada, hacia una organización dinámica, eficiente y adecuada a las exigencias actuales.

Para ello contamos con un grupo especialistas en Gestión Normativa, Planeación Estratégica, Desarrollo Organizacional, Gestión de Procesos y Gestión del Cambio, con el que, teniendo como premisas la cercanía a nuestros clientes, espíritu de servicio, calidad, profesionalismo y trabajo en equipo, llevamos a nuestros clientes a la implementación exitosa de sus proyectos, propiciando el sólido desarrollo de su organización.

Ilustración 1. Modelo de Gestión Organizacional

Nuestro equipo ha contribuido en proyectos como la Reingeniería del Sector de Infraestructura del Gobierno del Estado de Sonora, proyecto que involucró a la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano de Sonora, y a otros siete organismos sectorizados a dicha Secretaría, este proyecto se centró en una mejora sustancial a la forma de organización como sector, así como de cada uno de los involucrados, y se analizaron aspectos normativos, de organización, procesos, presupuestales y tecnológicos.

Otras contribuciones de nuestro equipo en materia de Gestión Organizacional han sido:

  • Reingeniería de la Secretaría de Planeación del Estado de Quintana Roo.
  • Conformación de la Unidad de APP´s en el Gobierno del Estado de Quintana Roo.
  • Propuesta de Actualización de la Ley de Obras Públicas y Servicios relacionados con las mismas para el Estado de Sonora.
  • Desarrollo del proceso y sistema de planeación, programación, presupuesto, ejecución y cierre del Municipio de Irapuato.

Adaptarse a los cambios es una tarea constante y cada vez más difícil que solo permite sobrevivir a un entorno competitivo y exigente; prepararse y anticiparse es el camino al éxito y a destacar en el ámbito en el que su organización se desarrolla.

Para nuestro equipo será un placer ayudarlo a que sus proyectos de cambio y mejora tengan los resultados que espera.

Luis Mayorga Muñiz en colaboración con Luis Alberto Guerrero Aguirre
Socio de Auren México experto en Planeación Gubernamental y Administración de Proyectos
Auren Bajío