El hoy y el mañana

19/05/2016

EL HOY

En el primer trimestre de este año HYATT ha informado de unos beneficios un 55% superiores a los del mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el grupo hotelero MELIA acaba de publicar que el beneficio neto del primer trimestre ha sido de 21,3 millones, un 38% mas que el del primer trimestre del ejercicio anterior y el Ebitda se incrementó en un 5%.

Indudablemente la mejora en la situación económica mundial y la crisis en los países árabes hace que seamos muy optimistas sobre los resultados que las cadenas hoteleras españolas tendrán en las cuentas del 2015 y mejor todavía en las del 2016.

En nuestro país las zonas geográficas mas beneficiadas son las costeras, Canarias, en primer lugar, y las Islas Baleares, aunque también hay muy buenas sensaciones por lo que respecta al turismo de ciudad, con la aparición de hoteles boutique cada día más numerosos en ciudades con marca y sobre todo en las que mejor se promocionan.

EL MAÑANA

Los intermediarios como Booking siguen creciendo y presionando en los márgenes de explotación de los hoteles con tarifas superiores al 25%. En Ámerica absorbe el 20% de la contratación cuando en 2006 era solo del 10%. En Europa los agentes online ya suponen un 25% de la demanda de habitaciones.

En otro terreno, el de los apartamentos turísticos, Airbnb es imparable con una oferta de habitaciones superior a la de la mayor cadena hotelera: Marriot&Starwood. Y Expedia.com se une con HomeAway facilitando a los propietarios de pisos el alquilarlos agilizando el crecimiento en este negocio del turismo colaborativo.

Las cadenas también están desarrollando integraciones, además de la mencionada hay otras tratando de competir en mejores condiciones absorbiendo agentes online.

En este mundo tan competitivo no hay tiempo para dormirse en la bonanza. Una eventualidad adversa a largo plazo es una incidencia, una eventualidad adversa a corto plazo es una catástrofe. Los hoteleros que han estado hasta ahora gestionando con eficiencia y que son maestros en la economicidad, controlando los costes, se enfrentan a un futuro incierto, lleno de retos. Sin ánimo de ser exhaustivos para un articulo como este, creemos que el negocio de la hostelería debe pensar en el horizonte del 2020 aprovechando estos buenos años que están teniendo para invertir en su futuro.

Invertir en tecnología (i), ganar tamaño (ii) y ofrecer apartamentos en su propia web (iii) son, en nuestra opinión, los retos más urgentes.

(I) Invertir en tecnología, especialmente en la venta online, con aplicaciones adaptadas a su modelo de negocio, y con el objetivo de la fidelización de cliente. Los operadores online tienen más información para hacer promoción, pero el hotelero tiene el cliente en casa.

(II) Ganar tamaño con adquisiciones estratégicas, que en muchos casos se deberán financiar con desinversiones en hoteles que no vayan a responder a su modelo de oferta en el futuro. Nunca hay que olvidar que una de las desventajas competitivas que tiene el negocio hotelero es que es un “negocio anclado” en su ubicación, que no se puede trasladar, y en esto es donde no se puede competir con los operadores de apartamentos turísticos.

(III) Ofrecer lo que el cliente demanda, apartamentos en zonas en las que podamos dar servicios de cierta calidad ligada a la marca, aun cuando tengamos que hacerlo de la mano de otros.

Ignacio Esteban

Socio coordinador Auren Turismo

  • Servicios

  • Sectores