Fiebre de fusiones en el sector turismo

01/06/2016

Llevamos unos dos años en los que se está apreciando, probablemente más que en otros sectores, que los grupos importantes del sector piensan que no son lo suficientemente grandes todavía.

No solo se están viendo estos procesos de concentración en las cadenas hoteleras, como el último anunciado por la china Anbang que acaba de lanzar una opa hostil sobre Starwoods, sino en otros operadores no hoteleros.

Vemos como estos procesos de concentración están sucediendo en hoteles pero también en compañías aéreas, suministradoras de billetes aéreos, compañías de alquiler de vehículos así como agencias online. Está afectando a toda la cadena de valor del sector turístico mundial.

Los grandes operadores están luchando por controlar el mercado y no dejar a espacio para operadores medianos solo permitiendo a compañías de nichos pequeños el ofrecer sus servicios de una manera “tranquila”.

Hemos visto grandes transacciones desde 2012. Entre las más sonadas han estado: Priceline compro Kayak, Intercontinental compró Kimpton, Accord compró FRHI que era la propietaria de Raffels, Fairmont y Swisotel, Anbang compró Waldorf Astoria, Expedia adquirió HomeAway. TripAdvisor ha adquirido 4 pequeñas compañías de negocio online al igual que Expedia ha comprado 12 compañías de reservas de hoteles y viajes. Hertz compró Dollar-Thrifty al igual que Enterprise ha comprado varias pequeñas compañías de alquiler. Investindustrial compro Goldcar.

Incluso en las compañías de cruceros se han visto transacciones y ya prácticamente todas las compañías de cruceros pertenecen bien a Carnival, Royal Caribbean or Norwegian.

Lo que está claro es que se está poniendo de manifiesto que es muy difícil conseguir nuevos clientes orgánicamente y que las únicas que lo consiguen son las start-ups con modelos disruptivos y estructuras ágiles con algo nuevo que ofrecer.

El ahorro de costes es el motivo por excelencia que sirve de excusa a todos los grandes grupos para defender el crecimiento vía adquisiciones así como el poder negociador que tienen tanto por la vía de compras como de las ventas.

Evidentemente esto no son buenas noticias para los viajeros ya que esto reduce la competencia y hace que los precios suban.


Javier Plana
Socio de Auren Finanzas Corporativas

  • Servicios

  • Sectores