El impuesto mínimo alternativo simple (IMAS) es un sistema de determinación simplificado del impuesto sobre la renta, creado en 2012, aplicable a personas naturales residentes en el país, clasificadas en la categoría de empleado.

Para la declaración de renta del año gravable 2015 pueden someterse a este sistema quienes, además de reunir las anteriores condiciones, hayan obtenido ingresos brutos inferiores a 2.800 UVT ($79.181.000) y hayan poseído un patrimonio líquido inferior a 12.000 UVT ($339.348.000), según la modificación introducida por el artículo 33 de la Ley 1739 de 2014.