Convenios para evitar la doble imposición, que son ? – Edición — Abril 2010 — Nº 1 Año 2

23/09/2016

¿Qué es la doble imposición internacional?

La doble imposición surge como consecuencia

de los diferentes criterios que usan

los estados para definir donde se aplica su

Potestad Tributaria que surge como consecuencia

de la soberanía de cada uno de

ellos. Esto implica, por ejemplo en que

lugar geográfico se gravara una renta o

patrimonio, o sobre quien recaerá la obligación

de pagar los tributos, ya sean estos

residentes de dicho Estado o no residentes.

Dos son los criterios que tradicionalmente

han usado los distintos estados para gravar

con tributos a quienes tiene algún tipo de

vinculación con el Estado, ellos son el principio

de territorialidad o de la fuente, que

sólo grava los bienes situados o actividades

desarrolladas en un determinado territorio,

sin importan quien realiza la operación,

este es el criterio que históricamente ha

sido aplicado en nuestro país, para los impuestos

a la renta y al patrimonio, y lo relevante

es que el factor de conexión con el

territorio es la renta o patrimonio, lo que

habilita a gravar con impuesto.

Por otro lado, tenemos que existen países

que utilizan el principio de la residencia o

también conocido como de la renta mundial.

En este se grava a las personas que

verifiquen la condición de residente o nacional

de un Estado, sin importar el lugar

geográfico donde se ubique la obtención de

la renta o del patrimonio.

De la conjunción de ambos criterios es lo

que provoca la doble imposición internacional,

gravándose a una misma persona,

ya sea física o jurídica, por la obtención de

una misma renta o poseer el mismo patrimonio

en un determinado lugar geográfico,

dado que la mayoría de los países aplican

ambos criterios antes explicitados, renta

mundial para sus residentes o nacionales y

fuente para sus no residentes, aunque este

no es el caso de Uruguay.

¿Existe alguna forma de evitar la doble

imposición internacional?

En este sentido se prevé que existan medidas

unilaterales y medidas bilaterales o

multilaterales.

La primera de ellas consiste en adoptar

medidas por parte de un país a través de su

legislación interna para evitar la doble imposición

de los residentes en dicho Estado.

En cambio las medidas bilaterales son

aquellas a través de la que dos estados

acuerdan eliminar posibles discordancias

entre sus legislaciones, ya sea por haber

optado por criterios de asignación tributaria

diferentes, o por diferir en la definición o

calificación de cualquier elemento en la

relación tributaria, entre otras más.

Estos acuerdos son conocidos en la práctica

como Convenios para evitar la doble imposición,

los que representa un acuerdo internacional

entre dos Estados, que tiene como

objetivo promover la inversión entre ambos

y/o prevenir el fraude y la evasión fiscal.

En tanto que las medidas multilaterales son

llevadas adelante por las autoridades de

varios países que están vinculados por

algún elemento territorial o grado de desarrollo,

como pueden ser los estados europeos,

por ejemplo.

¿Qué ventajas y desventajas tiene celebrar

convenios para evitar la doble imposición?

En el último tiempo, mucho se ha discutido

sobre las ventajas o desventajas que tiene

celebrar convenios de este tipo.

Como ventaja se pueden mencionar entre

otras, la de otorgar un marco jurídico claro

para quienes actúen o lleven a cabo operaciones

económicas entre ambos países, lo

que es positivo en aquellas operaciones

económicas que tiene vocación de permanencia

en el tiempo.

Otra ventaja que se menciona es la solución

de problemas técnicos – fiscales que surgen

de las diferentes legislaciones internas que

tienen los estados.

A su vez, históricamente se ha sostenido

que este tipo de convenios fomenta las inversiones

directas, ya que ayudan al crecimiento

de la inversión de capital, aumento

del empleo, genera condiciones macroeconómicas

más atractivas, etc.

Entre las desventajas que se enumera es

que últimamente con la incorporación de

nuevos requisitos en el articulado de los

convenios, las autoridades lo que buscan es

evitar la evasión y fraude internacional,

aumentando el intercambio de información

entre los diferentes fiscos, lo que como

consecuencia inmediata tiene el desaliento

de la inversión directa.

A su vez, como estos convenios otorgan

cierta supremacía a un país sobre otro, ya

que la distribución que hace el convenio

muchas veces no es equitativa, lo que puede

provocar para los estados una pérdida en

la recaudación.

¿Qué política ha tenido Uruguay con

respecto a la celebración de estos convenios?

Nuestro país ha estado ajeno a la celebración

de este tipo de convenios, ya que, durante

años, solo había celebrado dos uno

con Alemania en 1987 y otro con Hungría

en 1989, dado que no se estaba dispuesto a

entre otras cuestiones que contienen los

tratados a intercambiar información con

otro país. Ello surge además, de que los

convenios celebrados no contenían cláusulas

de intercambio de información.

Consecuentemente con lo antedicho, nuestro

país aplicaba en forma casi exclusiva el

criterio de la fuente, lo que provocaba que

sólo se gravara por las rentas y/o patrimonio

generadas o situados en nuestro territorio,

por lo que resultaba poco atractivo para

otros países celebrar convenios con Uruguay.

No obstante, con la presión de los países

del G 20 para acceder a la información de

los contribuyentes que tenía dinero en determinados

países, celebró una lista de países

no cooperantes en materia de intercambio

de información tributaria. Lista en la

que nuestro país fue incluido y que pertenecer

a ella implicaba correr riesgo de sanciones

por parte de los países antes mencionados.

La condición para salir de dicha lista era

celebrar antes de determinado plazo al menos

doce convenios que contenga la cláusula

de intercambio de información, cuestión

que desde entonces nuestro país ha estado

abocado.

¿Qué convenios ha celebrado nuestro

país últimamente?

La política adoptada por nuestro país fue la

de celebración de los convenios requeridos

para salir de la lista de países no cooperantes,

de acuerdo a ello se han celebrado convenios

con España, México, Portugal,

Bélgica, Suiza, Malta, Liechtenstein, Finlandia,

se prevé que se llegue a acuerdos

con la India, Corea del Sur, se renegoció el

tratado con Alemania, y se piensa celebrar

un tratado de intercambio de información

con Francia.

Sin perjuicio de lo antedicho, el hecho de

celebrar convenios no implica que los mismos

se encuentren vigentes, ya que deben

ser aprobados por el Poder Legislativo de

cada uno de los países y luego de los intercambios

diplomáticos pertinentes, los mismos

convenios disponen de una fecha de

entrada en vigencia, lo que ello implica que

el único que a la fecha del presente trabajo

tiene fecha prevista de entrada en vigencia

es el celebrado con México.

¿Qué efectos tendrá la celebración de

estos convenios para muestro país?

Por ahora es incierto el efecto que tendrán,

ya que habrá que esperar que los mismos

entren en vigencia para ver su verdadero

alcance y si es que la inversión extranjera

se acrecienta.

No obstante, ya existen quienes han afirmado

que el intercambio de información no es

algo que este expresamente admitido por la

normativa uruguaya, ya que para algunos

juristas se estaría violentando a la propia

Constitución.